accidentes en natacion

¿Cómo prevenir los accidentes más comunes en natación?

Por

Con la natación podemos obtener múltiples beneficios, distender la mente y divertirnos. Sin embargo, es necesario tomar ciertos recaudos para evitar incidentes.

La natación es uno de los deportes más practicados alrededor del mundo, principalmente por sus numerosos beneficios a nivel físico y mental. Se sabe que el solo hecho de estar flotando en agua genera una sensación placentera en el cuerpo y alivia el dolor de las articulaciones.

No obstante, lo que debiera ser un deporte para mejorar nuestra calidad de vida, puede tornarse un problema serio si a la hora de nadar no tomamos en cuenta las recomendaciones para evitar los accidentes más comunes en natación.

En resumen, tenemos que ser respetuosos con las normas básicas de seguridad a la hora de practicar la natación y así obtener el mejor rédito posible de nuestro entrenamiento.

¿Cuáles son los accidentes más comunes en natación?

A partir de la información de accidentes producidos en instalaciones acuáticas, podemos señalar, diferenciando entre ambientes naturales y ambientes artificiales, cuáles son los accidentes más frecuentes:

En ambientes artificiales, como las piletas de natación en sus diferentes dimensiones y prestaciones, los accidentes más comunes son:

  • Golpes por caídas, muy usuales en los bordes de la pileta por comportamientos inapropiados o el uso de calzados inadecuados.
  • Hidrocución, por la exposición al sol antes del baño o la inmersión en aguas inferiores a 18º.
  • Insolaciones, principalmente en piletas de clubes de verano donde se practica el deporte al aire libre en horarios inadecuados.
  • Accidentes producidos por entrenamientos inadecuados para la preparación física del nadador

Accidentes más comunes en natación

Por su parte, en entornos naturales, como la natación que se practica en ríos, lagunas y mares, los accidentes que se registran con mayor frecuencia son:

  • Picaduras de insectos y/o animales acuáticos como las medusas, fanecas, entre otros.
  • Quemaduras por exposición al sol
  • Cortes por cristales en la superficie del agua, caracoles o rocas
  • Agotamiento físico y ahogamiento por las corrientes de agua
  • Golpes por saltos en zonas donde se desconoce la profundidad y calidad del agua

¿Cómo evitar los accidentes más comunes en natación?

Los diferentes tipos de accidentes pueden llevarnos a vivir un mal momento o hasta concluir en resultados irreversibles para la salud de una deportista. Por este motivo, no está de más hacer una revisión de las normas para el ejercicio y las recomendaciones que realizan los profesionales en seguridad acuática.

El profesor José Palacios Aguilar, de “Actividades Acuáticas Saludables y Socorrismo” de la Universidad de Coruña (España) y el docente Roberto Barcala Furelos de la Facultad de Ciencias de la Educación Física y el Deporte de Pontevedra (Universidad de Vigo), recomiendan 8 consejos para evitar accidentes y ahogamientos, tanto en entornos naturales como artificiales:

  1. Conocer la zona de natación previamente, tanto la profundidad y temperatura del agua como sus fondos y mareas, olas, corrientes, posibles agentes contaminantes, etc.
  2. No entrenar solo ni alejado de otras personas que puedan dar aviso ante una emergencia. En condiciones naturales también es importante nadar siempre en paralelo a la orilla.
  3. Es necesario mojarse antes de sumergirse en el agua para acostumbrar el cuerpo a la temperatura del agua de forma progresiva. Mojar antes las muñecas, la nuca, los hombros, la espalda y el pecho. En caso de experimentar mucho frío, es necesario salir del agua inmediatamente.

Accidentes más comunes de natacion

  1. Evitar comidas abundantes antes de practicar el deporte. Se recomienda esperar dos o tres horas para entrar al agua después de ingerir alimentos.
  2. Nunca perder de vista a los niños pequeños que desconocen el peligro. En niños, hace falta muy poca agua para que se ahoguen en cuestión de segundos.
  3. Realizar natación en espacios habilitados con la supervisión de un guardavidas o socorrista capacitado. Es necesario dar aviso inmediato a los guardavidas si advertimos que alguien está en peligro.
  4. Si estás en peligro, tratá de conservar la calma, pedir ayuda y confiar en el rescatista.
  5. Respetar las normas e indicaciones del servicio de salvataje:
    1. En piletas: No empujar a los demás, no saltar sin antes asegurarte de que no hay nadie en el agua, no correr por los bordes, no hundir a otros en el agua, cumplir con las normas de higiene y el régimen interno de la pileta.
    2. En ambientes naturales: Bañarse en zonas vigiladas, hacer caso a las banderas del estado del mar (roja = prohibido; roja y negra = peligroso, amarilla y negra = baño con precaución, y celeste = condiciones apropiadas para el baño), no alejarse de la orilla ni a nado ni en colchonetas, nada paralelo a la orilla, no bucear en fondos desconocidos, conocer las mareas y corrientes, tener cuidado con cuevas, redes y algas y cumplir las normas de higiene y reglamento propio de la playa.

Los accidentes están al acecho de cualquier descuido que cometamos y pueden transformar nuestras vidas de uno momento. Prevenirlos, nos ayudará a disfrutar del deporte.

Dejar un comentario

Su email no será publicado.