Cuando Nadamos Aumentamos la Fuente de Energía

Por

La práctica continua de la natación, nos mejora muchísimo la captación de energía corporal, ya que al estar en actividad, multiplicamos la cantidad de mitocondrias, que son verdaderas fuentes de energía plena.

 

La principal pregunta es la práctica de la natación, aumentamos las fuentes de captación de energía corporal. Y la repuesta es que al nadar, se pone en manifiesto  nuestro sistema cardiovascular, sosteniendo la frecuencia cardíaca, donde utilizamos todas las extremidades, trabajando las articulaciones y casi todos los músculos del cuerpo. Cuando nadamos, las reacciones fisiológicas requieren de las mitocondrias para obtener esta energía. Es entonces, que cuando entrenamos, que aumentamos la cantidad de las propias mitocondrias, que son fuentes de energía plena.

 

Que son las Mitocondrias y cuál es su importancia. 

Las mitocondrias son espacios celulares donde se realiza la creación de energía, gracias (entre otros elementos), al oxígeno. Cada vez que inspiramos, obtenemos un 21% de oxígeno, y de esta cantidad, el cuerpo aprovecha sólo un 25% para obtener energía.

Cuando el oxígeno llega a tus pulmones, se distribuye por tu cuerpo a través de los vasos sanguíneos. Los mismos vasos sanguíneos, llegan a las células,  y es en las Mitocondrias de las células, donde “se realiza la combustión”, que permite obtener la energía. Cuando nadas, tus necesidades fisiológicas requieren de las mitocondrias para obtener esta energía. Cuando entrenamos, aumentamos la cantidad de la mismas mitocondrias.

En las células eucariotas, las mitocondrias son organelos que tienen como función principal, la síntesis de la energía celular necesaria para las funciones metabólicas de los organismos. Una célula eucarionte típica, contiene más de 2000 mitocondrias, lo que ocupa alrededor de la quinta parte del volumen celular. Esta cantidad es necesaria porque este “organelo, es la central energética de la célula”.

La cantidad de Mitocondrias es Variable.

Lo que más no interesa saber, es que el número de mitocondrias de las células es variable y hay varios factores que permiten aumentar o disminuir este número.

Las mitocondrias, son unos orgánulos celulares, formados por una doble membrana (externa e interna) que limita un espacio intermembranoso y una matriz mitocondrial. La membrana externa, es de forma  lisa pero la interna forma unos pliegues o crestas, que aumentan su superficie y permiten que se distribuyan en ellas muchas proteínas enzimáticas y de transporte, entre ellas, las que forman los complejos enzimáticos de la cadena respiratoria destinados a la producción de energía.

Como se produce la Energía?

La energía, se produce mediante una serie de reacciones químicas, acopladas a una cadena de transporte de electrones al oxígeno, transformando en ATP,  la energía que se va generando (sistema de fosforilación oxidativa, OXPHOS).

Estas reacciones se realizan gracias a la acción conjunta de una serie de proteínas y otras sustancias transportadoras de electrones, cuales están situadas  en la membrana interna de la mitocondria, y que constituyen el sistema de fosforilación oxidativa.

Este sistema consta de cinco complejos multienzimáticos, formados por más de 85 proteínas, e incluye diversos transportadores de electrones (flavinas, nicotinamidas, coenzima Q10 o ubiquinona, citocromos, etc.) para su correcta función, la síntesis de ATP.

Rutinas de natación avanzadas

La Natación aumenta la Cantidad de Mitocondrias.

Este lindo deporte, nos ayuda mucho a aumentar estos orgánulos importantes, al incrementarse el número de mitocondrias presentes en las células y moviliza el metabolismo del cuerpo, logrando bajar de peso más rápido y con más facilidad.

Cuanto hay que Nadar?

Lo ideal es nadar, entre tres a cuatro veces a la semana, ya que nos permitirá aumentar el ritmo cardíaco a través de una sesión de ejercicios cardiovasculares.  Si sumas otras actividades, además de nadar, vas a mejorar muy bien la parte aeróbica siempre.

Ejercicios para aumentar la cantidad de Mitocondrias

La hipoxia intermitente: los trabajos de falta de oxígeno, ejemplo como respirar menos (cada 3 a 7 brazadas), aumenta la producción mitocondrial para poder hacer frente a las necesidades del organismo.

Para aumentar la producción, se deberán hacer  ejercicios de intensidad elevada combinado con entrenamientos más suaves y más largos para favorecer la utilización de las grasas.

Entrenamiento de resistencia en ayunas: este estado energético favorece la utilización de las fibras tipo I, que son fibras musculares responsables de la utilización de la grasa como fuente de energía.

Hacer ayunos de corta duración: de vez en cuando, evitar  un almuerzo, o separar un poco las ingestas, donde esto aumenta la expresión de moléculas como UCP2 o UCP3 que favorecen la eficiencia de la actividad mitocondrial. Y también, consumir antioxidantes mitocondriales: consumir coenzima Q10, glutatión, donde favorece la protección de estos elementos.

Que produce la muerte mitocondrial.

El consumo abundante y continuo de antibióticos, la quimioterapia, el sedentarismo, el consumo continuado de hidratos de carbono de alta carga glucémica, y la falencia de antioxidantes en la dieta, como la inclusión de frutas, verduras con pigmento, aminoácidos azufrados, como cebolla, ajo y puerro),  y el consumo excesivo de alcohol y otros tóxicos, produce disminución y muerte mitocondrial.

 

Alejandro M. Lecot – www.natacion.com.ar

 

Dejar un comentario

Su email no será publicado.

Notas relacionadas