cuerpo de natacion vs gimnasio

Cuerpo de natación vs cuerpo de gimnasios

Por

Si buscamos un deporte para tonificar nuestro cuerpo probablemente nos encontremos con dos principales opciones: La natación y el gimnasio. ¿Cuál elegir?

A pesar de que a la hora de hablar de musculación la mayoría piensa primero en el gimnasio, la realidad es que la natación trabaja gran cantidad de músculos a la vez. Por esta razón, se trata de un deporte digno de tener en cuenta si nuestra ambición es moldear la figura.

La diferencia central entre una actividad y la otra radica en el impacto en las articulaciones, que prácticamente es nulo en la natación por el efecto antigravedad que genera estar entrenando bajo el agua.

Además, la natación cuenta con múltiples beneficios para salud que no podemos dejar de señalar y que difícilmente podrás conquistar a través de una rutina en el gimnasio. Por ejemplo, los diferentes estilos de nado nos permiten:

  • Fortalecer el sistema respiratorio
  • Favorecer la circulación sanguínea
  • Mejorar la postura corporal
  • Liberar estrés

En síntesis, la natación es mucho más recomendada para personas con sobrepeso y/o obesidad por sobre el gimnasio. En estos casos, reduce los posibles riesgos, principalmente en rodillas y tobillos, al tiempo que brinda oportunidades para mejorar la calidad de vida.

No obstante, si nos acercamos al deporte para desarrollar o tonificar una parte del cuerpo determinada, probablemente nos enfoquemos en el gimnasio ya que en estos casos la actividad suele ser más localizada.

Del mismo modo, es una realidad que la natación necesita de un equipamiento especializado que muchas veces es también un factor que determina el favoritismo por el gimnasio.

cuerpo de gimnasio

¿Cuál sería el ejercicio ideal para tener el cuerpo perfecto?

Para alcanzar un cuerpo moldeado y tonificado sería ideal poder realizar rutinas tanto de natación como de gimnasio. De esta forma, estaríamos trabajando un parejo desarrollo del tren superior y del tren inferior corporal, con ejercicios localizados como la caminata y la bicicleta.

De igual manera, el levantamiento de pesas ayuda a desarrollar mucho más rápido la fuerza y tonificación de los músculos para favorecer el desplazamiento en el agua que realizamos en natación.

Por ejemplo, el nadador olímpico Michael Phelps, al igual que todos los nadadores expertos, acompañaba su entrenamiento en el agua con ejercicios en el gimnasio. El deportista incluía 3 series de entre 10 y 16 repeticiones de:

  • Levantamiento de pesas sobre la cabeza
  • Levantamiento de pesas al frente del cuerpo
  • Levantamiento lateral de pesas
  • Ejercicios combinados como levantamiento de peso muerto, levantamiento de pesas horizontal y sentadillas

Lógicamente, se trata de un deportista único, por lo cual no debemos exigir a nuestro cuerpo el mismo entrenamiento. Sin embargo, la información nos sirve para mostrar que es posible, y hasta recomendado, combinar diferentes ejercicios para lograr un mayor rendimiento.

¿Qué no puede faltar en una rutina para tonificar mi cuerpo?

Hay tres cosas que todo buen entrenador físico profesional te va a recomendar para mejorar tu figura a través del deporte:

  1. Debés contar con un apto médico. Antes de comenzar cualquier actividad física tenés que ver a tu médico de cabecera para advertir a tiempo recomendaciones personales a tener en cuenta a la hora de zambullirse en el deporte.
  2. Analizá y reconfigurá la dieta. No basta con hacer ejercicio para mejorar el cuerpo si la actividad no está acompañada por una alimentación sana y rica en nutrientes esenciales para cumplir con las exigencias de las actividades realizadas. La natación particularmente quema numerosas calorías pero también incrementa el apetito. Es menester que el deportista adquiera los carbohidratos necesarios para que la pérdida de peso no sea un problema de salud.
  3. Tenés que disfrutar el deporte o nunca conseguirás los objetivos y mucho menos podrás sostenerlos en el tiempo. La mejor forma de mejorar la figura es realizar una actividad física que disfrutemos y nos distiende. De lo contrario será una autoexigencia que se transformará en una o dos horas de tortura a la semana y que abandonaremos a la primera oportunidad.

En conclusión, tanto la natación como el gimnasio nos proporcionarán a largo plazo músculos trabajados y tonificados, principalmente en el tren superior de nuestro cuerpo. Sin embargo, la natación nos suma el beneficio de tener menor impacto en las articulaciones, entre otras ventajas únicas.

¿Ya tomaste una decisión? Comentanos tus razones para elegir la natación o el gimnasio.

Dejar un comentario

Su email no será publicado.

Notas relacionadas