ejercicios de flotación en natación

5 ejercicios de flotación en natación que seguro podés hacer

Por

Flotar es uno de los factores más importantes si estás aprendiendo a nadar, así como la respiración y los estilos de nado. En este artículo vamos a compartir con vos algunos ejercicios de flotación en natación para que estés un paso más cerca de dominar las aguas.

Vale la pena recordar que estos son ejercicios generales de flotación y es recomendable que consultes con un profesional en el tema para que pueda asignarte el entrenamiento que mejor se acomode a tus características (peso, edad, sexo, reacción frente al agua, etc).

La respiración y una buena relajación son fundamentales para lograr la flotación. Si dejamos el cuerpo tenso este se hunde. La flotación se puede practicar  boca abajo,  boca arriba y en posición bolita.

Flotación horizontal boca abajo con apoyo 

Este es el primer ejercicio que te recomendamos llevar a cabo si aún no sabés flotar. Es un ejercicio que te ayudará a familiarizarte con la postura horizontal y boca abajo en el agua, la cual es utilizada en la mayoría de los estilos de nado.

Paso 1: Ingresá al agua y deja que cubra tu cuerpo de forma vertical hasta llegar a tus hombros o cuello.

Paso 2: Colocá tus manos en el borde de la pileta y asegurate tener un buen agarre.

Paso 3: Estirá tu cuerpo lo más que puedas en una posición horizontal y sin soltarte del borde de la pileta. Podés empezar colocando tus pies hacia atrás y haciendo movimientos leves de pataleo para ayudarte a subir. Fijate de colocarte en una posición completamente horizontal.

Flotación horizontal boca abajo con tabla al pecho

El siguiente paso será flotar haciendo uso de un flotador. Los objetos de flotación más empleados son las tablas para nadar.

Esta es una buena forma de adentrarnos más en la pileta y alejarnos un poco de los bordes.

El primer ejercicio que trabajaremos con la tabla será el de tabla al pecho.

Paso 1: Sujetá con tus manos el borde más alejado de la tabla, de modo que tus muñecas y brazos queden por encima de la tabla.

Paso 2: Tomá impulso y colócate horizontal al agua, moviendo lentamente los pies para ayudarnos a subir e intentaremos flotar desde ahí.

Flotación horizontal boca abajo con tabla estirada

El siguiente ejercicio de natación también es con tabla pero esta vez usaremos la tabla como un punto de apoyo ligero y como una extensión de nuestro cuerpo.

Paso 1: Sujetá el borde interno de la tabla de modo que lo único que toque la tabla sean nuestras manos. Nuestras muñecas y brazos estarán en contacto directo con el agua.

Paso 2: Impulsate y flotá. Tomaremos impulso y nos vamos a colocar en posición horizontal al agua tratando de flotar.

Flotación horizontal boca abajo con flotador flexible

Para el siguiente ejercicio utilizaremos un tubo de natación o flotador flexible. Es básicamente, como un gusano de goma. Este es el último elemento que usaremos antes de intentar flotar por nuestra cuenta.

Paso 1: Colocá el flotador flexible bajo tus brazos

Las puntas deben mirar hacia atrás y lo único que debe apoyarse en el flotador son nuestras axilas.

Paso 2: ¡A flotar!

Lo siguiente que vamos a hacer será estirarnos horizontalmente en el agua e intentar flotar con el tubo de natación como único punto de apoyo.

Flotación horizontal boca arriba

Aprender a flotar boca arriba puede parecer más fácil para algunos y más difícil para otros, pero no te asustés. Podés practicar flotar boca arriba haciendo uso de los mismos elementos que te mencionamos antes. La única diferencia es que esta vez vas a tener que impulsarte de modo que tu cara quede de cara al cielo.

A practicar estos ejercicios de natación

Ya te hemos enseñamos varios ejercicios para aprender paulatinamente a flotar. Lo único que impide a tu cuerpo poder flotar es el miedo, y la forma de superarlo es practicando. Una vez que hayas practicado lo suficiente, ¡te vas a sentir como un pez en el agua!

Dejar un comentario

Su email no será publicado.

Notas relacionadas