Tips para lograr ejercicios de tracción efectivos en natación

Por

Una tracción correcta nos permitirá mejorar el rendimiento del ejercicio y trabajar de forma óptima nuestro cuerpo. ¡No te pierdas estos consejos de natación!

Cuando hablamos de que la natación es un deporte que se adapta a diferentes escenarios y distintas demandas, estamos dando por sentado también que no todos los deportistas son iguales.

Este punto es importante para entender que no todos los nadadores pueden realizar la misma brazada ya que la fisionomía de cada cuerpo hace que los movimientos tengan un rango limitado y, por este motivo, la potencia de tracción será diferente.

No obstante, ¡no tenés que desalentarte por no tener los brazos de Michael Phelps! Con práctica y desarrollando la técnica correcta, es posible potenciar tu rendimiento de potencia y velocidad con la tracción de los brazos.

¿Qué es la tracción en natación?

Las técnicas de natación poseen brazadas que se dividen en dos etapas: una primera etapa de agarre y una segunda etapa de empuje o tracción. En la primera etapa se trabaja la forma en la que nuestra mano y brazo ingresan al agua para tomar la posición y la segunda parte de la técnica es la tracción cuando ocurre el desplazamiento por fuerza de nuestros brazos.

Como hemos mencionado en otras oportunidades en este blog, la natación implica el trabajo simultáneo de un gran número de músculos de nuestro cuerpo. Pero, sólo en la tracción se utilizan principalmente estos fundamentales músculos:

Ejercicios de tracción en natación

  • Tríceps braquial: En la fase de entrada del brazo en la extensión del codo, en el agarre manteniendo la extensión del brazo y en la tracción durante la extensión del brazo.
  • Deltoides: Es el músculo principal implicado en cambiar la posición del húmero y, por tanto, de todo el brazo.
  • Pectoral menor: Músculo profundo que se encuentra tapado por el músculo pectoral mayor, afectado por la elevación del brazo en la fase de entrada y en el recobro con la elevación del brazo.
  • Redondo mayor: Músculo rodeado por el dorsal ancho y el tríceps. Tiene función aductora del brazo en la entrada y extensión de éste en el agua y rotadora interna en la fase del tirón.
  • Bíceps braquial: Está situado en la región anterior y superficial del brazo y es flexor y supinador del antebrazo y elevador y abductor del brazo.
  • Dorsal ancho: Es el músculo más grande, ancho y fuerte de todo el tronco
  • Pectoral mayor: Es un músculo superficial y plano que se ubica en la región anterosuperior del tórax.

¿Por qué conocer estos músculos?

Si queremos lograr mayor fuerza en la tracción de nuestra técnica de natación, un recurso con el que cuentan los deportistas es con el ejercicio segmentado de la musculación a través del entrenamiento en gimnasio. Sin embargo, esta recomendación es preferible para nadadores que dominan la técnica ya que no queremos causar lesiones en la musculación por obsesiones con la velocidad.

Hay que saber respetar los tiempos de formación del cuerpo y el aprendizaje mental y automatización de los movimientos específicos de la natación, para evitar accidentes corporales por sobreexigencia. Por ello, aquí te presentamos tres excelentes ejercicios para trabajar la técnica de tracción y optimizar tu entrenamiento en la pileta.

3 ejercicios para entrenar la tracción de forma independiente

Observá tu brazada

Observar tu brazada es un ejercicio muy efectivo cuando buscamos mejorar nuestra técnica. Una tarea que podemos realizar es pararnos frente a un espejo, y con la cabeza agacha, empezar a hacer brazadas al aire como siempre la hacemos y luego elevar la mirada y observar el movimiento que está haciendo nuestro cuerpo por memoria automatizada.

Así podremos registrar nuestra técnica incorporada y corregirla. Entonces, una vez corregida la técnica, practicar en seco con varias repeticiones para luego llevar el ejercicio al agua.

Del mismo modo, si tenemos la oportunidad de practicar natación con un acompañante o filmarnos con nuestro celular o una cámara sumergible desde algún plano de cuerpo entero. Esto nos permitirá vernos desde afuera y detectar los puntos débiles de nuestra tracción.

Por ejemplo, observemos este video con diferentes tomas de las brazadas de Michael Phelps para tratar de registrar cómo utilizan los brazos de forma tal que ejerce un empuje sobre el agua para lograr mayor velocidad.

Con medio brazo

 Con el cuerpo extendido en el agua y los codos juntos al cuerpo, realizar dos series de 25 metros, con el respectivo descanso, pero desplazándonos impulsados por la patada y realizando sólo la parte de empuje de la brazada, es decir con los extremos superior del brazo pegados al cuerpo y moviendo de los codos hacia las manos, con las palmas abiertas. ¿Se entendió? Aquí un video para que sea más fácil de visualizar:

Brazadas sin recobro

Se recomienda realizar dos series de 25 metros con el correspondiente periodo de descanso, en los cuales la brazada sea de estilo crol pero sin realizar el recobro aéreo, es decir, estirar el brazo y empujar, con los brazos por debajo del agua, sin salir a la superficie, para profundizar y concentrarse la fuerza de tracción.

La tracción es sólo una parte de la técnica de nado, pero una de las más importantes en cuanto al ejercicio de la fuerza. Pero ¡ojo! La buena tracción necesita también de una buena patada y una postura adecuada del torso para ser eficaz.

¿Ya probaste estos ejercicios para mejorar tu tracción en natación? ¡Contanos tu experiencia para contribuir en el aprendizaje colectivo de este maravilloso deporte!

Dejar un comentario

Su email no será publicado.

Notas relacionadas