estilo espalda

¿Cómo nadar estilo espalda como un profesional?

Por

El estilo espalda es de rápido aprendizaje y tiene excelentes beneficios para nuestra postura corporal. ¡Conocé acá cómo realizar este deporte de la mejor manera!

Debido a la facilidad para respirar a diferencia de otros estilos, el espalda es uno de los que primero se enseñan en las clases de natación. También llamado dorsal, esta disciplina utiliza todo el cuerpo con mayor exigencia en los brazos y gracias a su posición se utilizan músculos que en otros formatos quedan más relegados.

¿Cómo es la posición ideal del estilo espalda?

En pocas palabras, podemos describir que en el estilo espalda, el nadador ejecuta un ejercicio similar al crol pero flota sobre la superficie del agua con la cabeza hacia arriba.

De esta forma, en el ejercicio se ejecuta una secuencia de movimientos que implica un brazo en el aire, con la palma de la mano saliendo afuera desde debajo de la pierna.  Mientras, el otro se encuentra sumergido e impulsa el cuerpo formando una especie de hélice entre ambos brazos.

La posición del cuerpo es fundamental. En ella, la cabeza se mantendrá de manera que la superficie del agua esté al nivel de la nuca y justo por debajo de sus orejas o rozando el lóbulo de la oreja del nadador. Una forma de cuidar esta postura es procurar que la mirada se dirija con una inclinación de 45 grados con respecto a la superficie.

Además, el pecho se debe mantener por encima de la superficie del agua, mientras que las caderas deberán estar sumergidas y los muslos flotando cerca de la superficie.

¿Cómo es la técnica del estilo dorsal?

La habilidad del dominio de la técnica del estilo espalda se gana con mucha práctica y experiencia. Los nadadores que son principiantes no deben decepcionarse si unas primeras jornadas encuentran dificultad para lograr la sincronización. Se trata de un ejercicio muy completo que requiere entrenamiento y concentración.

Para poder visualizar bien la técnica del estilo espalda, te recomendamos este video que brinda una clara explicación de cómo se debe desarrollar:

La realización perfecta del estilo espada implica que:

  • El brazo entre en el agua completamente extendido sobre el hombro.
  • El primero en ingresar al agua sea el dedo meñique a partir de una leve rotación de la muñeca y el primero en salir sea el dedo pulgar.
  • Al desplazarse, el brazo debe permanecer estirado aún bajo del agua con el codo hacia el fondo de la pileta. Allí se alcanza la máxima flexión del codo al llegar a la altura de los hombros y se debe girar la muñeca para una mayor resistencia de agarre de la mano, logrando más propulsión.
  • La mano dirija el empuje culminando el proceso con la palma mirando hacia el muslo.
  • El movimiento de piernas sea alternativo y durante la flexión, las rodillas no sobresalgan a la superficie.

¿Cuáles son los beneficios del estilo espalda?

La natación estilo dorsal es sumamente recomendada para personas que por diferentes dolencias necesitan fortalecer su espalda y prevenir nuevas lesiones. Por ejemplo, pacientes de hiperlordosis, cifosis, escoliosis, protrusión o hernia discal.

Los beneficios para los músculos de la espalda se deben a que la posición obliga a realizar las brazadas con una trayectoria más lateral que por debajo del agua. Asimismo, se trabajan fuertemente las habilidades motoras y el balance corporal.

Finalmente, nadar de espalda permite que los ligamentos del cuello y la espalda se alarguen al tiempo que no causa impacto negativo en la columna vertebral. Sin embargo, puede generar contracturas si el nadador no adopta la postura correcta.

En conclusión, se trata de un estilo sencillo al que no hay que tenerle miedo. Una vez logrado el dominio del nado de espalda no vas a querer dejar de realizarlo por el placer que genera la posición y lo rápido que se hace notar el fortalecimiento de los músculos dorsales.

Dejar un comentario

Su email no será publicado.

Notas relacionadas