Missy Franklin

Missy Franklin, la Campeona Olímpica de Londres 2012, se retira sorpresivamente de la Natación Competitiva

Por

Melissa Jeanette Franklin, una de las mejores nadadoras de los Estados Unidos y del mundo de las últimas décadas, con 23 años y 4 oros olímpicos, deja la competición por sus lesiones de hombro.

Melissa Franklin nació un 10 de mayo de 1995 en Pasadena, California.  En una sorpresiva carta que envió a ESPN, informó que deja la competición con sus jóvenes 23 años. Las lesiones de hombro que arrastraba desde hacía tres años han terminado con la carrera de quien asombró al público, cuando con sus 1.88 m de altura y sus 17 años, ganó cuatro oros y un bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Ese mismo año, fue nombrada la nadadora mundial del 2012, y la nadadora estadounidense del año por la revista Swimming World. También fue reconocida como la mejor nadadora femenina por la revista FINA Aquatics World .

Apodada como Missy,  actualmente es dueña del récord mundial en 200 metros espalda (pileta de 50m.) y del récord de la plusmarca estadounidense, de 200 metros espalda (50m.).  Integrando el equipo nacional de natación de USA, tiene el récord mundial en el relevo de 4×100 metros de combinación (pileta corta y larga).

NADADORA Franklin 4

En su debut olímpico en Londres 2012, a sus 17 años, Franklin ganó un total de cinco medallas, cuatro de oro y una de bronce. Triunfó en las pruebas de espalda de las mujeres, ganando oro tanto en 100 metros y 200 metros.  En total, a lo largo de su corta carrera,  ha ganado 27 medallas de Competición internacional: dieciséis de oro, seis de plata y cinco de bronce, que abarcan Juegos Olímpicos  y Campeonatos del Mundo de Natación en corta y larga y en el Campeonato del Pacífico.

En el Mundial de Barcelona del año 2013 ganó 6  oros, pero nunca volvió a repetir sus mejores marcas de Londres. Participó en el equipo olímpico estadounidense en los Juegos de Río 2016, pero fue incapaz de repetir sus tiempos, después de comenzar a sentir molestias en el hombro a principios de ese mismo año. “No quiero ser el relevo de Michael Phelps, quiero ser Missy”, comentó fuera del agua cuando se le preguntó por sus triunfos.

Missy Franklin riendo

Las once medallas de oro de Franklin en el Campeonato Mundial de Deportes Acuáticos fue un récord en natación femenina antes de que Katie Ledecky lo rompiera en 2017. Teniendo la doble ciudadanía estadounidense y canadiense, Franklin eligió competir por el equipo nacional de natación de USA. En diciembre de 2018, anunció su retiro del deporte, en una larga carta que escribió para el portal de ESPN, donde explica el motivo y su lucha por vencer el dolor.

“Los primeros 18 años de mi carrera fueron tan perfectos como pueden ser. La ecuación no podría haber tenido más sentido: trabajas duro, tienes una actitud positiva, te presentas todos los días y das lo mejor de ti y te vuelves más rápido. Así fue como funcionó para mí. Trabajé más duro, entrené más duro y nadé más rápido, año tras año tras año. 

Después de los Juegos Olímpicos de 2012, decidí seguir siendo aficionado y nadar en la universidad, y es una de las mejores decisiones que he tomado. Natación en la Universidad de California, Berkeley fue uno de los mayores honores y privilegios que he tenido como atleta y persona. 

Missy Franklin en competicion

Los equipos de los que pude formar parte en 2014 y 2015 me enseñaron más de lo que puedo empezar a decir. La gente a veces se reía cuando decía que quería nadar en la universidad porque sabía que conocería a mis futuras damas de honor en mi equipo y que se convertirían en mi familia para toda la vida. 

“En el evento de la Mesa Pro Series en abril de 2016, tuve que ser sacada, de competencia debido al intenso dolor en el hombro de una lesión sufrida en el calentamiento. Nunca antes había experimentado ese tipo de dolor y comencé a desentrañar por completo. Faltaban 4 meses para los Juegos Olímpicos y muchos esperaban que fuera el mejor momento de mi carrera atlética. Después del éxito que vi en mis primeros Juegos Olímpicos en Londres, las expectativas para mi segunda aparición olímpica solo se sintieron mayores”. 

“Entrené a través de todo esto, tanto el dolor físico como el emocional, e hice todo lo posible para mantener mi cabeza en alto. Mirando hacia atrás, sobrevivir a esos ocho días en Río fue el mayor logro de mi carrera. Fui capaz de mantenerme fiel a quien era tanto en fracaso y decepción como en ganar y ser el mejor del mundo. Después de pasar los Juegos Olímpicos, supe que finalmente debíamos abordar el dolor que había estado usando cada onza de energía para ignorar”

“En enero y febrero de 2017, me operaron los hombros izquierdo y derecho. Debería haber sido una recuperación rápida, pero cuando volví a la piscina en abril, supe, según mi nivel de dolor, que necesitaba más tiempo para curarme. Me tomé el verano libre y terminé reconectándome con el hombre con el que me casaré el próximo año.”

“Ni siquiera puedo comenzar a explicar cómo funciona el tiempo de Dios, pero todo lo que sé es que es hermoso, perfecto y mágico”.

 

Alejandro M. Lecot – especial para Natación.com.ar

Dejar un comentario

Su email no será publicado.

Notas relacionadas