natacion para bebes

Natación para bebés: ¿a partir de qué edad es conveniente?

Por

Si sos padre o madre lo más seguro es que estés ansioso por brindarle a tu bebé lo mejor. La natación es un deporte muy completo y sano. ¿Pero cuándo es momento de comenzar?

Es cierto que los bebés están muy familiarizados con el ambiente acuático. Se formaron en líquido y el agua los contiene, relaja y divierte. Alcanza con ver la felicidad de un bebé a la hora del baño para percibir lo grato que podría llegar a ser una experiencia en la pileta.

No obstante, ¡no debemos apurarnos! Transferir la ansiedad del adulto al bebé en su primer contacto con el agua puede ser muy perjudicial. No es lo mismo estar sumergido en líquido cuando todo lo que te rodea es el cuerpo de mamá, que sumergirte en un ambiente completamente nuevo.

Hay que saber detectar y respetar sus tiempos ¡Aquí te contamos todo lo que debés saber para acompañar a tu bebé en el redescubrimiento de un nuevo mundo acuático!

bebes nadando

¿A partir de qué edad puedo llevar a mi bebé a la pileta?

La pregunta que más se hacen los padres y madres… La realidad es que no hay consenso entre los pediatras a nivel mundial respecto de este interrogante.

Por un lado, algunos proponen exponerlos antes de cumplir los tres meses de edad para aprovechar la familiarización con el medio acuático del recién nacido y su latente “reflejo de apnea” -cierre de la glotis para impedir el paso del agua a los pulmones-.

Sin embargo, otros pediatras recomiendan esperar a un mayor desarrollo del sistema inmunológico del bebé, cercano a los seis meses, para evitar resfriados o infecciones. Cabe recordar que, en la actualidad, se recomienda que los primeros alimentos sólidos se proporcionen también a partir de esta edad por la maduración alcanzada motriz e inmunológicamente.

En resumen, en un ambiente limpio y cuidado, con la supervisión de un profesional, se pueden realizar ciertos ejercicios en el agua, que favorecen el desarrollo físico y psíquico del niño, cuando los padres sientan que su hijo esté listo y cuenten con la aprobación de su pediatra de cabecera.

¿Qué ejercicios puedo realizar con el bebé en el agua?

Existen diversos ejercicios que podemos realizar con nuestro bebé en el agua para favorecer su desenvolvimiento en el agua. Veamos esta publicación de la Guía Infantil que muestra una serie de ejercicios de una rutina en pileta:

¿Qué recomendaciones debo tener en cuenta para llevar a mi bebé a la pileta?

A partir de nuestra experiencia, hemos enumerado cuatro recomendaciones que creemos fundamentales para el primer contacto de un bebé con las piletas de natación:

  1. Siempre tenés que realizar una consulta previa con su pediatra. El profesional podrá asesorarte a partir de las características propias de tu bebé.
  2. Procurá mantener su piel hidratada después de cada chapuzón con alguna crema rica en vitamina A y vitamina E. Esto fortalecerá el órgano de la dermis que recubre todo su cuerpito que entra en contacto con el agua de la pileta.
  3. Brindale tiempo y espacio para la experimentación en el agua. El acercamiento al agua debe ser lento, hay que dejar que despierte su interés, que pruebe golpear la superficie del agua, que sienta la libertad y vea cómo salpica, etc. ¡Dejá que se divierta a su ritmo! Evitá introducirlo bruscamente o que perciba reacciones alarmantes de algún mayor. Recordá que los bebés son extremadamente empáticos. Si tu rostro transmite miedo, probablemente se asuste. ¡Disfrutá de la experiencia junto a él! 
  4. Convertí la rutina de natación en un momento de conexión con tu bebé. La hora de natación es un lugar y momento ideal para fortalecer el afecto y la confianza con tu hijo. ¡Regalate este tiempo para verlo crecer, desenvolverse y divertirse!

¡En conclusión!

La natación para bebés debe iniciarse cuando los padres o madres se sientan listos para compartir este momento con sus hijos. La actividad debe perseguir objetivos de esparcimiento. Hasta los cuatro años, tu hijo será demasiado pequeño para aprender a nadar, pero podrá familiarizarse con el agua y, en el futuro, disfrutar de una pileta sin miedo y con seguridad.

Dejar un comentario

Su email no será publicado.

Notas relacionadas