natacion terapeutica

Natación terapéutica: cómo se realiza y cuáles son sus beneficios

Por

Realizar deporte no solo es una opción para mantenerse en forma sino también una oportunidad para tratar diversas dolencias. Conocé los beneficios de la natación terapéutica.

Como ya sabemos, la natación es a nivel mundial uno de los deportes más completos que existen a nivel físico y mental. Sin embargo, no todas las personas pueden realizar los mismos ejercicios, por lo que tenemos diversos niveles que se ajustan a las necesidades de cada individuo.

En el caso de la natación terapéutica, se trata de un entrenamiento ideal para aquellas personas que desean mejorar su calidad de vida ante diversos estados por los que transitan como:

  • Patologías discales, musculares o articulares
  • Estrés
  • Osteoporosis
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Escoliosis
  • Obesidad
  • Enfermedades reumáticas
  • Post-quirúrgicos
  • Pacientes de tercera edad
  • Enfermedades respiratorias

Asimismo, la natación terapéutica también es recomendada para mujeres embarazadas y la estimulación precoz de bebés desde los cuatro meses de edad. Este último ejercicio específico también se conoce como matronatación y, además de favorecer el desarrollo del aparato locomotor del niño, también ayuda a la conexión de la madre o el padre.

¿Cómo se realiza la natación terapéutica?

Esta disciplina es un entrenamiento que articula diferentes ejercicios y actividades acuáticas con la finalidad de trabajar los músculos del cuerpo y la respiración de forma armoniosa, evitando lesiones comunes de otras prácticas deportivas de mayor impacto.

La complejidad del trabajo integral del cuerpo sin altos impactos se logra por el efecto del agua sobre la gravedad que suaviza el peso sobre nuestras articulaciones. Por este motivo, es que muchos pacientes con enfermedades óseas se relajan y disfrutan al sumergirse porque advierten una reducción del dolor intrínseco de su patología.

En suma, cuando el cuerpo se encuentra abrazado por el agua los músculos se relajan por lo que aquellas personas con rutinas diarias exigentes pueden llegar a sentir cierta liberación de estrés.

En este sentido, es necesario subrayar que la actividad acuática, a diferencia de otros deportes sobre tierra firma, brinda mayor libertad de movimiento, ya que se pueden realizar posturas únicas para el abordaje terapéutico como la flotación horizontal.

¿Cuáles son los beneficios de la natación terapéutica?

Optar por una actividad acuática terapéutica es una oportunidad para que las personas con diversas patologías puedan visibilizar importantes beneficios en su cuerpo como:

  • Disminución del impacto articular.
  • Mejora de la capacidad propioceptiva ante la variedad estímulos que se ejercen dentro del agua.
  • Una mejor circulación sanguínea.
  • Relajación y potenciación de la resistencia muscular.
  • Efecto analgésico sobre dolores musculares y articulares preexistentes.
  • Mejora la respiración.
  • Favorece el desarrollo del apetito, el ánimo y la confianza.

El conjunto de todos los beneficios generan una percepción positiva del deporte, que fortalece al organismo tanto en el plano físico como psicológico. Se trata de una rutina de concentración sobre el cuerpo para alcanzar mejor aptitud y actitud para enfrentar el día a día, en un proceso de recuperación agradable y eficaz.

¿Qué necesito para comenzar natación terapéutica?

Antes de comenzar cualquier actividad deportiva, aunque sea de bajo impacto, es importante consultar con un especialista médico para obtener el apto físico pertinente y las recomendaciones específicas si las hubiera.

Por ejemplo, según las necesidades de cada paciente, un profesional de la salud podría sugerir un tiempo limitado de ejercicio a la semana para no sobre forzar a los músculos.

Toda recomendación médica será pensada para optimizar la experiencia, ya que la natación terapéutica tiene tantos beneficios que cualquier médico de cabecera estará de acuerdo con comenzar a practicarla.

Finalmente, es interesante que al notar mejoras en las patologías, los pacientes puedan seguir un entrenamiento en natación para conservar los beneficios logrados durante el tratamiento terapéutico.

Dejar un comentario

Su email no será publicado.

Notas relacionadas