nadadores en una pileta

5 actitudes que no debés tener en una pileta de natación

Por

La natación es un deporte muy completo y beneficioso para la salud, pero también una disciplina estricta en ciertas reglas. 

Si realizás natación como deporte de forma habitual o querés iniciarte en esta actividad, existen una serie de recomendaciones que todo nadador debe tener en cuenta para perdurar en la práctica y no terminar abatido por el desafío.

Asimismo, las normas forman parte de la convivencia y buenas prácticas del deportista para no afectar el ejercicio propio, como así también no entorpecer el trabajo de otros nadadores que utilizan las mismas instalaciones.

En este post, enumeramos cinco cuestiones que nos parecen clave que todo deportista tenga en cuenta no solo para mejorar su desempeño, sino también la relación con otros:

1. No te propongas metas inalcanzables

En sintonía con el ítem anterior es importante que cuando practiqués natación cuentes con una importante PACIENCIA para lograr el correcto dominio de las técnicas de nado. Del mismo modo, no esperés superar tus límites de un día para el otro.

Esta disciplina requiere de mucha perseverancia, esfuerzo y entrenamiento. Michael Phelps no se consagró como nadador olímpico de la noche a la mañana, el deporte requiere de horas de dedicación.

2. No sobre exigir a nuestro cuerpo

Como en todo deporte, es importante saber respetar cuando el organismo nos dice que paremos. Más allá de que en cada entrenamiento nos propongamos sumar mayor rendimiento, puede que el cansancio, un dolor específico o el agotamiento de algún músculo, nos esté señalando la necesidad de aflojar con la exigencia y bajar un cambio.

El agotamiento excesivo de los músculos y las articulaciones puede causarte lesiones importantes y hasta irreversibles. ¡No seas testarudo!

3. Evitá ejercicios abruptos sin preparación

Para todo deporte que demande nuestro rendimiento existe lo que llamamos “entrada en calor”. Respetá este proceso de “despertar” los músculos y prepararlos para la tarea. El calentamiento muscular es clave para disminuir las lesiones y mejorar la actividad.

pileta de natacion

En natación podemos calentar desde el agua con ejercicios leves, o fuera de la pileta con un paseo rápido o una caminata que aumente la temperatura corporal y active el metabolismo.

Ya sea dentro de la pileta o fuera de la misma, tené siempre en consideración a otros deportista para que tu entrada en calor no obstaculice sus ejercicios.

4. Jamás te sentés al borde de la pileta

Se trata de una regla básica que vas a encontrar en todas las instalaciones serias de natación debido a que esto puede afectar a otros nadadores. Para descansar podés encontrar bancos en los laterales o fuera de las instalaciones.

De hecho, es preferible que te sentés en el piso si es necesario, pero evita colgar tus pies sobre el agua como en una pileta de recreación de una quinta de verano.

Si estás compartiendo el espacio con otros nadadores tenés que comprender que los bordes deben estar despejados para el buen funcionamiento.

Sentarse a descansar sobre la orilla puede distraer, afectar el nado o inclusive causar algún tipo de daño en manos o pies a aquellos que están entrenando. ¡Se respetuoso!

Otras normas básicas de buena convivencia incluyen:

–    Nadar siempre por la derecha, en sentido del tránsito para evitar chocarme con el que viene de frente.

–    No sentarse sobre los andariveles, ya que no solo se pueden cortar, sino que al bajar su nivel el que viene nadando se puede lastimar.

–    Buscar el carril adecuado para tu nivel, suelen estar divididos en principiantes, avanzados y recreativos.

–    Nunca frenar a mitad de pileta.

–    Guardar en su lugar todos los materiales utilizados luego de la práctica.

No todos -de hecho casi nadie- pueden tener una pileta de natación para entrenamiento exclusivo personal. Por este motivo, es importante respetar las normas de convivencia del mismo modo que nos gustaría que otros nadadores las cumplan.

Además, si tomaste la decisión de hacer natación como deporte tenés que comprender que se trata de una disciplina y, como tal, requiere cierto grado de compromiso de nuestra parte para lograr visibles resultados.

Con estas reglas en mente podés estar seguro de mejorar día a día y, en poco tiempo, comenzar a ver notables cambios en la técnica, que repercutirán sin duda en beneficios en tu  estado de ánimo.

¡Contanos tu experiencia! ¿Qué otra actitud agregarías para un mejor entrenamiento y una convivencia más amena en una pileta de natación?

Dejar un comentario

Su email no será publicado.

Notas relacionadas