Rehabilitación con Natación

7 importantes beneficios de la rehabilitación con natación

Por

La rehabilitación no es un proceso fácil, pero con natación es posible mejorar los resultados. ¡Descubrí más sobre los beneficios en esta nota!

Cuando una persona se encuentra en la necesidad de pasar por un tratamiento de rehabilitación, por lo general, ha pasado por circunstancias que dañaron su salud física y muchas veces de forma traumática. Esto conlleva en la mayoría de los casos una carga emocional muy fuerte en los pacientes que, dependiendo del caso, no siempre es fácil de sobrellevar.

Sin embargo, acompañar el proceso de rehabilitación con la coordinación de un profesional especializado en natación terapéutica podrá ayudar no sólo a la recuperación física, sino también a la optimización del uso de nuestro cuerpo y a aliviar la tensión psíquica.

¿Por qué es beneficiosa la natación a programas de rehabilitación?

Si estás considerando realizar, o recomendar a un familiar, rehabilitación con natación, te compartimos una serie de beneficios de estos tratamientos que pueden ayudarte a tomar la decisión:

Menor impacto en articulaciones:

Al estar trabajando en el agua, los ejercicios en la pileta reducen el posible impacto en las articulaciones sin que esto implique menor ejercicio para la persona. Los beneficios se perciben principalmente para quienes trabajan el tren inferior del cuerpo: caderas, rodillas, tobillos, etc.

Trabaja la resistencia del cuerpo:

 Permite tonificar los músculos de forma pareja y completa. La recuperación de los músculos suele ser el punto crucial de un buen tratamiento de rehabilitación.

Rehabilitación con Natación

Mejoras a nivel cardiorespiratorio:

La respiración coordinada entre los ejercicios bajo el agua y la superficie permite trabajar la capacidad pulmonar y reforzar el aparato respiratorio.

Mejora la circulación sanguínea:

Al estar sumergidos bajo el agua, se ejerce una presión especial sobre el cuerpo, de sensación antigravedad, que favorece la circulación de la sangre por nuestras venas y arterias.

Estimula diferentes partes del cuerpo al mismo tiempo:

Favoreciendo los procesos de recuperación de la sensibilidad.

Permite trabajar variaciones térmicas:

Por ejemplo, con  estiramientos en agua neutra o caliente se puede obtener un efecto a nivel del vientre muscular así como con agua fría se favorece reacciones a nivel de la porción tendinosa.

Reduce la sintomatología de un trauma directo o indirecto, como el dolor y la inflamación.

Empero, un tratamiento correcto de recuperación con natación debe contemplar un programa individual y específico para cada paciente. Es posible que el terapeuta, si lo cree conveniente, realice actividades en grupo para favorecer la sociabilización y el autoestima, pero cada persona hará una experiencia única.

¿Qué patologías se pueden tratar en rehabilitación con natación?

Cuando hablamos de recuperación a través del medio acuático, lo más común es que se asocie el ejercicio a patologías vinculadas con los huesos. Sin embargo, podemos encontrar esta actividad beneficiosa en varios cuadros médicos:

  1. Para tratamientos del asma, para favorecer los músculos implicados en la respiración.
  2. Lesiones de columna vertebral lumbar y columna vertebral cervical y dorsal: Escolisis, cervicalgias, lumbalgias, hernias discales, procesos degenerativos de la columna.
  3. Enfermedades degenerativas: artrosis, artritis, osteoporosis.
  4. Daños en el tren inferior: lesiones de cadera, rodilla, tobillos, amputaciones, etc.
  5. Tendinitis y esguinces

¿Es la natación efectiva para tratar dolores de espalda?

Si padecés de dolores crónicos en la espalda, probablemente alguien alguna vez te haya recomendado realizar natación. El principal beneficio de la actividad acuática para este tipo de patologías es que permite fortificar los músculos sin ejercer presión sobre la columna vertebral que es muy susceptible a sufrir daños con otras actividades como el gimnasio.

Sin embargo, no se trata solo de ir a la pileta y mover el cuerpo bajo el agua, sino que un tratamiento de patologías de la espalda con natación requiere que el paciente tome en serio la actividad.

Esto implica que, el nadador realice un control previo de su estado con un traumatólogo y siga las indicaciones y orientaciones de un instructor profesional para poder evitar lesiones por sobreexigencias y errores de técnica, así como también sacar el mejor rendimiento del deporte.

En estos casos, como en todas las patologías que se desee tratar con natación, la perseverancia en el tratamiento y el respeto de las normas y los límites de nuestro cuerpo serán cruciales para que con el trabajo constante puedas sentir los buenos resultados.

¿Alguna vez hiciste rehabilitación con natación o te la prescribió algún médico? Te invitamos a compartir tu experiencia en los comentarios que puede ser de gran valor para alguien que está pasando por una necesidad similar.

 

Dejar un comentario

Su email no será publicado.

Notas relacionadas