viraje en natacion

Virajes de natación: 9 consejos para hacerlo como un profesional

Por

Los virajes de natación son la manera que tenemos de dar la vuelta cuando tocamos la pared dentro de una piscina, para seguir nadando en función del estilo que estemos realizando. Cada uno tiene un reglamento específico que hay que respetar para que no nos descalifiquen por viraje irregular.

Hacer un viraje de manera eficaz repercutirá después en el tiempo efectivo de nado e incluso nos facilitará la natación. Por eso, en este artículo te daré los consejos para hacer un viraje de natación como un profesional.

Contempla lo siguiente: posibilidad de hacer un estilo libre básico, la posibilidad de dar una voltereta en el agua y la motivación para convertirte en un nadador más rápido.

Paso 1: Mantén esto en mente

Antes de empezar, lo primero que debes recordar al hacer estos virajes es que son “ciegos”.

Trata de no mirar hacia adelante cuando estés nadando hacia la pared y tampoco lo hagas cuando agarrando impulso después de tocar la pared. Simplemente mantén tu cabeza alineada con tu cuerpo y guíate de los otros nadadores en sus respectivos carriles.

Paso 2: Nademos hacia la pared

Gana impulso para llegar a la pared mediante el estilo libre. Si es posible, hazlo desde el centro del carril.

Generalmente, cuanto mayor impulso tomes, más rápido será tu viraje. En los primeros intentos como principiante, debes hacerlo despacio para evitar chocar contra la pared.

Hay una T grande en el fondo de la piscina y en la pared bajo la superficie del agua. Esto se puede usar para ayudar a ganar tiempo y centrarte en tu viraje. Intenta nadar por encima de la T del fondo y hacia la que está en la pared.

Paso 3: Inicio del viraje

Mete la barbilla, da una sola patada fuerte y tira de tu brazo con las manos terminadas a los lados, a la altura de tus piernas.

viraje en natacion 1

Paso 4: Final del viraje

Mete tus rodillas y barbilla hacia tu pecho lo más cerrado posible, haciendo que tus pies toquen tus glúteos. Usa tus brazos para mantener el viraje; debes empujar del agua con tus palmas extendidas y flexionando los antebrazos hasta pasar por encima de tus orejas.

Paso 5: En la pared

A medida que completas tu semiviraje, estira los brazos por encima de tu cabeza y coloca una mano sobre la otra. Apunta las yemas de tus dedos en la dirección donde deseas ir, debajo de la piscina. Apretá tus brazos y ahora, haz que tu cuerpo coincida con la forma de un torpedo.

Extiende las piernas y plántalas directamente en la pared aproximadamente a 6 pulgadas debajo de la superficie del agua, con los dedos apuntando hacia arriba.

A medida que mejores, vas a querer estar lo suficientemente cerca de la pared para que tus caderas y rodillas formen ángulos de 90 grados, como si estuvieras sentado en una silla.

Paso 6: Impulsate

Toma impulso de la pared al enderezar las piernas y desplaza todo tu cuerpo en una línea recta (recuerda, como un torpedo). Cuando estés impulsándote, trata de permanecer de espaldas, manteniendo la vista en la superficie del agua y no en los dedos de los pies o en tu punto de llegada

Paso 7: Sólo sigue pateando

Para mantener tu impulso, patea tus piernas si estás alejándote de la pared. Hay dos tipos de patada para elegir en este punto:

  • Patada de delfín: mantén las piernas juntas, mueve el cuerpo como un delfín.
  • Patada Flutter (o de tijera): patea tus piernas por separado igual que durante la brazada.

Paso 8: De atrás hacia adelante

A medida que dejas la pared en línea recta (mantén tus brazos en la parte superior de tus orejas), comienza a girar boca arriba y boca abajo torciendo todo tu cuerpo.

Paso 9: Continúa nadando

Una vez que te encuentres boca abajo, empezá tu transición de vuelta al estilo libre usando una fuerte patada de aleteo y dirigiéndote hacia la superficie. Comenzá tu estilo libre con la mano que esté más cerca del fondo de la piscina.

A medida que tu mano completa el arrastre, debes estar lo suficientemente cerca de la superficie para que pueda salir del agua como una brazada normal.

Practica estos pasos lentamente al principio y añade velocidad mientras adquieres más confianza en tus habilidades. A medida que mejores, trabajá para alargar tu distancia de la pared. Es complicado, pero vale la pena aprender; ¡podés lograrlo! 🙂

Dejar un comentario

Su email no será publicado.

Notas relacionadas