Portada Principiantes Iberoamericanas Internacionales Entrenamiento Entrevistas
Historias Nutrición Calendarios Natatorios Swim Shop

Jueves 29 de Junio de 2006

Natación para principiantes

El HOMBRO DEL NADADOR, EXPERIENCIA & CONSEJOS






El entrenador debe visualizar la técnica, para luego ser analizada en conjunto con el nadador. En síntesis, con el mejoramiento de la técnica y con su continuo trabajo, se pueden lograr inmensos avances en la forma del nado, en la velocidad de desplazamiento, evitando dolencias, malestares, lesiones, y hasta tendinitis.
Es común, que un nadador de alto rendimiento, nade entre 6.000 y 18.000 metros por día, cosa que en la semana, estemos hablando de un promedio de entre 36 a 80 kilómetros, entre 9 a 10 meses al año. Tengamos en cuenta a todo esto, los trabajos y/o ejercicios de pesas y de elasticidad en seco. Y en el caso de los nadadores de Aguas Abiertas, se le suman, las largas competencias, que pueden durar desde una hora, a más de 7 a 8 horas de continuo nado. Y pueden ser varias en un mes. Todo esto hace que la natación de alto rendimiento o de elite tenga un índice de lesiones elevado. Al contrario de lo que ocurre en los deportes de contacto, en la natación prácticamente todas ellas, se producen por sobrecarga.
El hombro del nadador; es una lesión, que afecta a músculos y tendones, debido a la reiteración en la brazada de una postura (el hombro se sitúa por encima de la cabeza) para la que esta parte del cuerpo no está diseñada. Entre el 40% y el 80% de los nadadores de alto rendimiento, sufren esta alteración, especialmente los crolistas y/o mariposistas. Las alteraciones, en el hombro del nadador, pueden afectar al músculo deltoides, al bíceps largo y al subescapular, entre otros, y lo que se reitera en mayor frecuencia, es la tendinitis del supra-espinoso. El mismo, es un tendón, ubicado por encima de la columna vertebral, donde se inflama, provocando dolor, pinzamientos, tensión muscular, contractura, limitando así, los movimientos articulares. El tendón supra-espinoso soporta una fricción en cada brazada que produce un desgaste degenerativo. La reiteración de estos, produce una alteración en el riego sanguíneo zonal, pudiendo ocasionar necrosis. Mejorar y desarrollar una buena técnica puede ayudar a prevenir esta patología. Es importante que la entrada de la mano en el agua se haga lo más lejos posible del cuerpo hacia adelante y que se logre un movimiento de rotación del tronco importante, acompañado de la bajada (sobre la línea del agua) del hombro del lado que se extiende el brazo, para iniciar el agarre, y subida del opuesto en el caso de crol. Se complementa a todo esto, que el nadador respire bilateralmente, es decir para ambos lados laterales, en el caso de crol, pues si lo hacemos de un solo brazo, puede haber diferencias, en el momento de la entrada de ambos. Por eso es bueno, trabajar la técnica, para ambos laterales. El tratamiento del hombro del nadador se basa en la recuperación o descanso de la articulación, donde deberá parar su entrenamiento, como también la aplicación de de esteroides y, llegado al caso de ser algo grave, pero raro, cirugía, cuando el dolor realmente, se hace crónico.
En lo personal, recuerdo en la época que entrenaba para aguas abiertas, a veces me agarraban dolores y molestias en el hombro. Tal vez producto de sobrecargas, de falta de movilidad articular, excesos de manoplas, etc… También, recuerdo mi primera Gaboto - Rosario, de 60 kilómetros de extensión, allá por el año 1995, donde quede en 2° lugar. La carrera fue muy difícil, comenzando en el Río Coronda, para terminar en el Paraná. El ganador de la carrera, fue un egipcio, que en algún momento, lo tuve a la par, pero bueno, él fue primero. Al pasó de una semana, nos reencontramos en la laguna de Tapes, a 100 kilómetros de Porto Alegre, Brasil. En el transcurso de la carrera, en un momento, lo paso al mismo egipcio, que me había ganado la semana anterior, y lo veo, agarrándose del hombro, y llorando del dolor. Cuando culminé, la maratón de 25 km, pregunté por él, y me enteré que había abandonado, por las grandes molestias en el hombro. Tal vez, lo hayan infiltrado en la Gaboto Rosario, donde llego primero. Cuestión, que nunca más pudo correr en estas maratónicas carreras internacionales de aguas abiertas. En síntesis, por no haber abandonado en el momento debido, se frustro su carrera de nadador de larga distancia.

Consejos para el Nadador:

1-. Trabajar siempre la técnica. Todos los días, y dedicarle su tiempo. Siempre es bueno tener alguien quien nos mire, o nos entrene. Y si el nadador no nada bien, pararlo.

2-. No abusar, de los ejercicios de sobre carga fuera del agua (pesas, gomas, etc), como tampoco con remeras, manoplas, etc.

3-. Si hay dolencia, conviene parar, o nadar despacio y técnico.

4-. Recomiendan, ponerse hielo o aplicar frió en la zona de la molestia. Y consultar con los respectivos profesionales del tema.

5-. Como parte del entrenamiento, se debe hacer movilidad articular; puede ser con clavas, sin carga, o con pesitas de bajo peso, de 1 a 2 Kg. Los movimientos, deben ser rotaciones controladas y bien dirigidas.

6-. Buenos y eficientes trabajos de elongación y flexibilidad muscular.

7-. Siempre es bueno hacer los trabajos elongación antes de entrar al agua, como calentamiento previo, progresivamente. Después de entrenar, puede llegar a ser más intensa. Y también, en otros lugares, donde podamos hacer los ejercicios tranquilos, bien hechos y disfrutándolos.

8-. Se recomienda, que el tiempo de elongación debe ser entre 10 al 20 %, del tiempo de duración de nuestro entrenamiento.

9-. Los ejercicios de elongación excéntrica, dirigidos por un traumatólogo o kinesiólogo, nos ayudan mucho a corregir defectos posturales.

10-. Puede haber ayuda de un compañero o del entrenador o asistente, en los trabajos que no se puedan realizar solos. También, podemos elongar, apoyando las manos sobre el piso, una barra o sobre una pared, etc.

11-. Si no estamos bien entrenados, y descansados, no se deben hacer ejercicios que excedan a los límites del nadador. Los nadadores, son seres humanos, hay que cuidarlos, y no utilizarlos como ensayistas de los propios conductores. Y para los que entrenan solos, siempre es bueno, asesorarse muy bien.

                     Y por último, reitero entrenar con conciencia, de la mano de profesionales que sepan de la materia y de la natación. Con sentido común y con el Valor Agregado, de que sean buenas personas…

 Alejandro M. Lecot – especial para;  WWW.NATACION.COM.AR 

 Entrenador Nacional de Natación & Deportivo - Nadador Olímpico 1980/84 & Actual Master

alejandrolecot@yahoo.com  – 2006 - Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 







<< Ver todas las notas
www.Natacion.com.ar - El portal de la Natación Argentina e Iberoamericana
Todos los Derechos Reservados.